El rincón de las emociones

No es la primera vez que en este blog se hace referencia a las emociones. Ya dediqué una entrada al concepto de Inteligencia Emocional anteriormente (La Inteligenica Emocional llega al aula). No obstante, hoy me gustaría centrarme en uno de sus elementos: el (re)conocimiento de las propias emociones. Quiero compartir con vosotros cómo yo lo llevo a la práctica con mis niños y niñas, así como los buenos resultados que tiene.

Antes de nada, quiero aclarar que a pesar de que lo que hoy os voy a contar está más centrado en niños (es con el tramo de edad con el que trabajo este año), bajo mi punto de vista, cualquier docente, ya sea de lenguas extranjeras u otra disciplina; de niños, adolescentes o adultos; puede llevar a cabo iniciativas similares en su práctica diaria. No olvidemos la importancia que tiene el componente emocional a la hora de conectar con nuestros alumnos y alumnas.

Os pongo en contexto: este año estoy trabajando como profesor de inglés con niños de entre 6 y 10 años. Se trata de niños y niñas que pertenecen al siglo XXI, que pertenecen a un mundo que cambia constantemente y que lo hace a la velocidad de la luz. Por lo tanto, considero esencial tener en cuenta que para ellos una evaluación que se centre en las habilidades para aprender conceptos queda obsoleta. Toca incorporar al aula otras habilidades que muchos de los adultos carecemos por no haber sido educados para desarrollarlas: habilidades para relacionarnos con los demás, para motivarnos, para reconocer cómo nos sentimos y cómo nos puede afectar esto en todo lo que hacemos. ¿Cómo trabajo yo este último punto en clase?


Con                EL RINCÓN DE LAS EMOCIONES (THE MOODS CORNER)



Trabajar rutinas con los peques es muy beneficioso, pero si aún encima lo hacemos para desarrollar su inteligencia emocional los resultados pueden ser asombrosos. En mi caso, como soy profesor de una lengua extranjera, primero he tenido que enseñar a mis estudiantes a cómo hablar sobre sus emociones en inglés. Durante un par de sesiones trabajamos de manera muy visual y lúdica (juegos, canciones, role-plays, etc.) los diferentes estados de ánimo (happy, sad, angry, etc.) y la pregunta How do you feel today? - ¿Cómo te sientes hoy? Una vez adquiridos estos conocimientos lingüísticos, procedí a crear el rincón de las emociones. Busqué un rincón en el aula donde colocar las tarjetas que habíamos utilizado para aprender el vocabulario y al cual acudimos cada día al principio de la clase para expresar cómo nos sentimos. La rutina que sigo con ellos es la siguiente:

1.- Al llegar, cada niño coge un post-it con su nombre y lo cuelga en la emoción de ese día (es importante recordar a los niños que deben ser sinceros. Muchos tienden a estar siempre "felices" porque todavía no han aprendido a identificar sus emociones o les han enseñado que la alegría es la única emoción válida).

2.- How do you feel today?: Después, sentados en círculo les pregunto uno a uno cómo se siente ese día y hago comentarios para mostrarles que tengo interés y que empatizo con él o ella. Por ejemplo, si un niño me dice que está cansado le digo: "Buf, te entiendo, los lunes son duros" o si está feliz: "Qué bien, cómo me alegro, a ver si nos contagias a todos con tu alegría".

3.- Why?:Sin embargo, cuando un niño expresa que está triste o enfadado hacemos un parón y le pregunto por qué (para que identifiquen por qué se sienten así. Es importante que lo expresen libremente, no debemos forzarlos).

4.- Can we help you?: A continuación le pregunto si podemos ayudarle (resalto el -emos porque no soy yo el único que intentará ayudarle, si no el resto de la clase - recordemos la importancia de fomentar la construcción de lazos entre todo el grupo).

Como podemos ver, de esta forma, nuestros pequeñines han identificado así la emoción, le han puesto un nombre y la han compartido para, entre todos, buscar una solución

Que importante hacer ver a nuestros estudiantes que nos preocupamos por ellos... Estamos trabajando con personas, ¡no lo olvidemos! ¿Cómo no vamos a tener en cuenta que un alumno nos llegue triste o enfadado a clase? Es mucho más importante preguntarle si podemos hacer algo por él, si necesita hablar,  que los contenidos que tenemos preparados para ese día, ya que si ese alumno no resuelve su conflicto emocional, esos contenidos no servirán de nada. 

Quiero compartir con vosotros un ejemplo de lo beneficioso que me resulta todo esto en mi clase. Hace dos semanas, mis estudiantes llegaron a clase y, siguiendo la rutina de cada día, empezaron por poner sus nombres en la emoción que sentían ese día. La mayoría pusieron su nombre en la carita feliz (o bien lo estaban, o todavía están aprendiendo a identificar sus emociones), dos pusieron su nombre en la carita que expresa cansancio y una en la de enfado (¡Sí! - me dije - Parece que el rincón de las emociones empieza a dar resultados). Seguí el procedimiento que os acabo de exponer. Primero le pregunté a la niña cómo se sentía, me dijo que enfadada y le pregunté por qué. Me explicó que se había torcido el pie en Educación Física y que, aún así, sus padres la habían obligado a venir andando a la escuela. Le dije que entendía el motivo de su enfado y procedí a formular la pregunta: Can we help you? (¿Podemos ayudarte?). Todos los niños, ella en especial, se quedaron como asombrados y cuchicheaban en voz baja. La verdad es que esto, tristemente, me sorprendió. ¿Era la primera vez que veían a un profesor preocuparse por ellos de esta manera? Volví a repetir la pregunta: "¿Podemos ayudarte?" a lo que me respondió: "Sí, sí que podéis". Le pregunté que cómo y me dijo: "Haciéndome reír entre todos". Acto seguido, sin yo decir o hacer nada, todos los niños empezaron instintivamente a hacerle muecas y la niña empezó a reírse. Podéis imaginar mi sentimiento de satisfacción (¡Misión cumplida!). Volví a preguntarle: "¿Cómo te sientes ahora?" "Ahora estoy contenta, gracias" y me dio permiso para cambiar su nombre a la carita feliz. Para mí, esa clase había sido todo un éxito. Entre todos conseguimos que esa niña se sintiese comprendida y pudiese sacar provecho a la lección (¡Vamos bien!).

En la siguiente clase, cuando volvimos a hacer la rutina, uno de los niños me preguntó: ¿Y tú cómo te sientes? (¡Misión cumplida por segunda vez! :D ). Yo, teatrero como soy, les dije que triste. Me preguntaron que por qué (¡misión cumplida por tercera vez!). Les dije que tenía un día triste porque echaba mucho de menos a mi familia (ellos creen que yo soy inglés y que mi familia vive en Inglaterra). Atentos, que ahora viene la mejor parte... En este momento, la niña que la semana anterior estaba enfadada me pregunta: "Profe, ¿podemos ayudarte?" (¡¡¡Sí!!!). Yo ya estaba satisfecho, no me importaba cómo se desenvolviese el resto de la clase, esos niños, puede que no todos, pero sí la mayoría, ya habían subido un escalón, ya estaban adquiriendo habilidades de inteligencia emocional. A continuación, para enseñarles algunas habilidades de pensamiento alternativo y de motivación intrínseca y aprovechando además para trabajar la estructura to be good at + verb -ing (ser bueno haciendo algo en inglés), les dije que cuando estaba triste tenía un truco para no estarlo tanto: pensar en tres cosas positivas sobre mí mismo. Les enseñé un post-it donde resaltaba tres cosas en las que era bueno usando la estructura gramatical que acabo de mencionar. A continuación, ellos hicieron lo mismo (esta tarea, realmente, fue mucho más larga, pero aquí solo me estoy centrando en la parte emocional de la misma). De esta forma, los peques empezaron a reflexionar sobre qué les gusta, qué les apasiona, pero también para qué son buenos, cuáles son sus habilidades. La idea es que les ayudemos también a descubrir cuáles son esas cosas en las que son verdaderamente buenos. A todos se nos dan bien muchas cosas, pero siempre hay algunas en las que destacamos más (dependiendo de lo desarrolladas que tengamos nuestras distintas inteligencias. Ver: Inteligencias Múltiples: Llegando a todo el alumnado). ¿Por qué no acompañarlos en este descubrimiento de gustos y habilidades? Si rechazamos hacerlo, entonces no nos sorprendamos cuando vemos a universitarios haciendo carreras que no les gustan o no les apasionan porque "no sabían que hacer" y que, por lo tanto, son infelices.

Bueno, esto es tan solo una prueba de que llevar el componente emocional a las aulas es posible. Solo hay que formarse, investigar y sobre todo querer. No hay aprendizaje más bonito que el que emana del corazón. Si trabajamos con niños, hagamos que estos crezcan para convertirse en personas felices, capaces de resolver problemas y de relacionarse exitosamente con el mundo que les rodea.

La diferencia esencial entre emociones y razón es que la emoción lleva a a la acción mientras que la razón lleva a conclusiones - Donald Calne.

Comentarios

  1. Gracias por aportar tu experiencia en el aula. Ideas dan ideas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura. Estoy de acuerdo, compartir es vivir :)

      Eliminar
  2. EXCELENTE Y ES ASI YO TRABAJO CON ADOLESCENTES Y ADULTOS, DONDE CONSTANTEMENTE DEBES HACER ACUERDOS DONDE LO EMOCIONAL SIEMPRE ESTA INVOLUCRADO DE DIEFERENTES FORMAS POR SUPUESTO....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Graciela, ¡las emociones están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida!

      Eliminar
  3. Excelente aporte, ojala todos los maestros comprendiéramos que para desarrollar el aprendizaje es indispensable trabajar las emociones. Desde y a través de las emociones...y el primer paso es justamente identificar nuestras emociones, llegando así a la auto regulación.
    Felicidades profesor por su labor docente. Abrazos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Efectivamente, este es tan solo el primero de los escalones: reconocer nuestras emociones. Me tranquiliza saber que otros profesores también las tienen en cuenta.

      Eliminar
  4. Hola, Emilio, estoy impresionada con lo que cuentas, muchas gracias por compartir tu experiencia... Soy armenia, una maestra principiante del español, y si me permites, quisiera pedirte un consejo. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nari. Por supuesto, si está en mi mano, estaré encantado de ayudarte :)

      Eliminar
    2. Gracias, Emilio, bueno, pues empecé a dar clases del español como lengua extranjera desde el septiembre y en este punto estoy casi desesperada, sobre todo con un grupo de 12 alumnos de 11 a 13 años, que se distraen, se pelean, discuten, ofenden unos a otros a cada rato, especialmente los chicos con poquísimo respeto entre ellos (siendo ellos, por lo visto, amigos) y parece que odian los chicos a las chicas y al revés (la verdad, no sé si acaso es normal a su edad?) o se distraen con sus computadoras. Y todo lo que hago resulta ineficaz, en estos dos meses tenemos poquísimo avance en el aprendizaje y entiendo que lo primero que hay que hacer es mejorar sus relaciones, cambiar su conducta para poder usar el tiempo eficientemente, pero no tengo la mínima idea de cómo hacerlo:((

      Eliminar
    3. Bueno Nari, no soy experto en clases conflictivas, pero puedo decirte de antemano, que trabajar sus relaciones será clave para el buen desarrollo del curso. Puede ser una buena idea que negocies con ellos las normas de la clase, cuando ellos son partícipes de las mismas y ven que tú eres flexible es más fácil que las acaten. Por lo que veo, tienes un grupo de pre-adolescentes, así que es importante que tengas en cuenta que ahora la interacción que ellos tendrán contigo será menor, pasando a ser su centro de atención sus compañeros de clase (esto no debes tomártelo como algo personal, es un rasgo típico de la adolescencia). Además, a esta edad aún no han desarrollado el pensamiento abstracto, así que te recomiendo que no les des explicaciones gramaticales muy complejas (¡no están capacitados para entenderlas!), ya que les desmotivará y, por lo tanto, su atención y comportamiento empeorarán. En cuanto al manejo de la clase, te recomiendo leer este artículo que puede proporcionarte algunas soluciones: http://justificaturespuesta.com/7-consejos-gestionar-clase-conflictiva/?mc_cid=13bf7428fa&mc_eid=725866793c .
      Espero haberte servido de ayuda. ¡Muchísima suerte! ¡Espero tus noticias!

      Eliminar
    4. Muchísimas gracias, Emilio, por los consejos y el artículo, son muy interesantes las ideas, intentaré aplicarlas, a ver qué pasa:). Estamos en vacaciones esta semana, así que te cuento cómo se desarrola todo la semana que viene, en cuanto volvamos a las clases. ¡Gracias otra vez!

      Eliminar
  5. Me alegra que haya iniciativas educativas que trabajen las emociones!!! Enohabuena por tu entusiasmo y tu trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que haya iniciativas educativas que trabajen las emociones!!! Enohabuena por tu entusiasmo y tu trabajo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ole, ole y ole! Mi más sincera enhorabuena. Cuanto profesores en general pero sobre todo en colegios deberían aprender a manejar una clase de este modo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arancha. Me alegra que haya gente que tenga esta misma visión.

      Eliminar
  8. Te felicito por tu artículo. Soy de la misma cuerda y también trabajo con niños.

    ResponderEliminar
  9. Hola Muy interesante! hace 26 años que trabajo con niños sordos . Durante cinco años trabajé con un grupo de adolescentes y otro de niños entre 4 y 6 años. Luego con niños y adolescentes en forma personalizada. también debía dar lengua extranjera ( para los sordos la lengua oral es extranjera)

    Siempre prioricé sus emociones, a que no se puede comenzara a dar clases cuando hay un conflicto. Fue maravilloso y logré mejorar vínculos entre ellos y profesor alumnos. Jamás empecé una clase con una cara de preocupación o un llanto , sin detenerme a hablar sobre ello y a ayudar a mejorar su estado. como tú dices, son seres humanos. Lo primero es lo primero.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta este post.. La verdad es que a veces sí olvidamos que trabajamos con personas... Un saludo y mil gracias.
    laburbujadele.wordpress.com

    ResponderEliminar
  11. Ya he hecho algo semejante con adultos en curso de español - nivel técnico superior - utilizando los emoticones. Ha dado buen resultado. Gracias por haber compartido con nosotros tu experiencia.

    ResponderEliminar
  12. Hola, quería felicitarte por tu forma de llevarte con los peques, hoy en dia no muchas personas lo hacen de esa forma y solo les importa dar su clase que les paguen y irce, pero tu le das valor a esos pequeños que tanto lo necesitan para asi guiarce y tener un ejemplo a seguir:D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Andrea. ¡Cómo no dar valor a personas!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares